Ventajas de comprar un ebook

Hoy os quiero hablar sobre lo que en mi opinión son las ventajas más obvias que tiene el comprar un ebook.

Antes de comenzar, aclarar que por ebook me refiero al gadget que sirve para leer libros electrónicos. Su nombre correcto sería ereader, pero al final la mayoría simplemente le están llamando ebook. Así que cuando leas la palabra ebook en este artículo ten en cuenta que me estoy refiriendo a un aparato como el Kindle, el Papyre, etc.

¿Hay algo mejor que un ebook?

Dicho esto, entramos en materia.

¿Qué ventajas tiene comprarse un ebook?

  • Acceso a los libros. Hablando claro, lo mejor de estos gadgets es que es muy pero que muy sencillo descargarse un libro. Y ojo, no hablo sólo de descargar libros de “webs no oficiales”, me refiero a que hay muchas más posibilidades.

Por ejemplo, es muy habitual que sean las propias editoriales quienes ponen a disposición del público el primer capítulo de sus novedades. Así, si un libro te llama la atención puedes descargar gratis y rápido el primer capitulo. Normalmente leyendo las primeras páginas ya sabes si quieres comprarlo o no. Es muy útil para atreverte a conocer nuevos autores, sin arriesgarte a gastar dinero de antemano.

Eso sí, aquí algunas editoriales se tienen que poner las pilas ya que en ocasiones ofrecen la descarga en formato pdf, que no es el más adecuado para leer en un ebook.

Más ventajas de los ebooks: capacidad y luz

  • Memoria interna. Otra ventaja de comprar un ebook es que puedes llevar en su memoria cientos de libros. Yo nunca he llegado a tener tantos libros en la memoria, pero sí que he llevado hasta 10 o 15. Esto es perfecto por ejemplo cuando estás de vacaciones. Sólo tienes que guardar los libros que te interesan, y así los tendrás a mano en tu ebook.
  • Luz. Los últimos modelos de ebook como el Kindle Paperwhite o el Kobo incorporan un sistema de iluminación. Cuando los lanzaron al mercado reconozco que no me interesó demasiado esta función. Pero ahora que la he probado reconozco que es muy practico. Por las noches puedo leer en mi ebook aunque la habitación esté a oscuras, sin tener que encender la luz. Si tienes una terraza también agradecerás poder encender la luz de tu ebook para leer al atardecer. Eso sí, asegurate de que el ebook que compres tiene esta función, ya que algunos de los modelos más básicos no disponen de iluminación.
  • >Peso: no es lo mismo papel que un libro electrónico… Al igual que la memoria interna, otra ventaja evidente de un ebook es que te olvidarás de cargar con libros pesados. Estos gadgets pesan muy poco. Lo puedes llevar en la mano o en el bolso y no te molestarán. Si te gusta leer novelas extensas como Juego de Tronos o alguno de Stephen King estarás de acuerdo en que salir a la calle con un libro en papel es un incordio.

¿Un ebook es para siempre?

Comprar un ebook kindle es una buena inversiónDuración (¿o debería decir durabilidad?). Este es un punto muy interesante. Y no me refiero a la duración de la batería. Hablo de la duración del propio gadget.

Si compras un aparato de electrónica lo habitual es que se quede desfasado a los pocos meses. Eso no te pasa con un lector de libros electrónicos. Al comprar un ebook te aseguras que lo podrás usar con normalidad durante varios años.

Yo he tenido varios lectores de libros electrónicos y reconozco que los he renovado por capricho, no por necesidad. Si adquieres un Kindle te puede durar 3 o 4 años tranquilamente. Luego ya depende de cuánto lo cuides claro, pero salvo que se caiga y se rompa lo normal es que disfrutes de tu lector de ebooks durante varios años.


Cómo descubrí el mundo del ebook

Hoy me he puesto nostálgico y me ha dado por recordar cómo me inicié en el tema de los ebooks.

La verdad es que fue por casualidad. Navengando por la red topé con un blog (no recuerdo cuál) en el que su autor hablaba de que se había comprado un gadget para poder leer libros.

Lo que me llamó la atención es que se trataba de algo nuevo, un dispositivo con tinta electrónica. Por aquella época los lectores de ebooks eran unos grandes desconocidos. De hecho no se vendían en nuestro país.

Animado por lo que leí en aquel blog me decidí a comprar mi propio lector de libros electrónicos. Antes hice una pequeña investigación, para enterarme un poco de qué opciones había y cómo funcionaba el mundillo.

En España no había modelos “oficiales a la venta. Si te querías hacer con un ebook necesitas:

  • Comprarlo en el extranjero. A empresas poco conocidas y con el riesgo de tener que pagar un sobreprecio en la aduana.
  • Comprarlo en algunas pequeñas tiendas que los importaban.

Lo más sensato parecía adquirirlo en una tienda, para antes poder verlo en persona. Tened en cuenta que nunca había visto ninguno de estos gadgets, sólo conocía lo poco que pude encontrar en la red.

Pero como no vivo en una gran ciudad, la opción de adquirirlo a través de una tienda importadora no era una opción viable. Sólo quedaba arriesgarse a hacer el pedido online.

Así conseguí mi primer ebook

Hanlin, mi primer ebook¿Por qué digo “arriesgarse”? Porque el modelo que se recomendaba por aquella época era ruso, y entre que los dispositivos no eran conocidos, y las pocas referencias sobre el vendedor… pues desconfiaba.

Al final hice el pedido y todo salió perfectamente. No fue barato (en torno a 300 euros creo recordar) pero el vendedor cumplio perfectamente su parte y afortunadamente me encontré ante un profesional de calidad. Creo que el aparato en cuestión se llamaba Hanlin.

Recuerdo la emoción de descubrir el aparato, ir aprendiendo cómo funciona… tener en tus manos una tecnología completamente nueva. Meses más tarde una empresa llamada Papyre (os suena) importó de forma masiva ese modelo cambiandole el nombre y vendiendolo como si fuese su propio ereader.

Pero bueno, la cuestión es que yo tenía mi lector de ebooks, que funcionaba muy bien y que era una maravilla. En aquel momento no había nada que se le pareciese.

Mis primeros pasos fueron ir contactando con otras personas que también tenían uno de estos aparatos, escuchar sus sugerencias, pequeños trucos para mejorar el rendimiento, etc. Yo estaba encantado con mi lector de libros digital.

En aquellos primeros años era complicado encontrar ebooks para descargar, sobretodo en castellano. Había algunos blogs personales donde se compartían los libros, luego aparecieron algunos foros e incluso algún buscador de ebooks bastante más trabajado.

Desde esos primeros días con mi ebook me dí cuenta de que era una tecnología aún primitiva, pero con muchas y evidentes ventajas. Estaba seguro de que en unos años casi todo el mundo tendría uno de estos. Por aquel entonces no había ni rastro de lo que luego sería la verdadera revolución: los tablets.

Así fueron mis primeros pasos con el mundo del ebook.¡Qué buenos tiempos!