Ebook, todo sobre libros electrónicos

Ereader

Llamamos ereader a aquellos dispositivos que usamos para leer libros en formato digital y que tienen pantalla de tinta electrónica. Ereader es el nombre correcto para referirnos a estos aparatos, si bien muchos lo llaman “ebook”, lector de ebooks o lector de libros electrónicos. En cualquier caso el nombre que le demos no es especialmente importante. Su llegada ha supuesto una revolución en la venta y distribución de libros.

Lo más importante en un ereader es la pantalla de tinta electrónica. ¿Qué es la tinta electrónica, en qué se diferencia de la pantalla de un tablet? Aunque un tablet nos sirve para leer ebooks, los ereaders están en otra categoría. Y es gracias a la tinta electrónica. Este sistema tiene poco que ver con las pantallas tradicionales.

Ereader

Para entender en qué consiste la tinta electrónica siempre digo que es mejor pensar en ella como una superficie similar a una pizarra en lugar de como una pantalla. En esta superficie se “dibuja” el texto que vamos a leer. Y una vez que la página que estamos leyendo está “dibujada”, el dispositivo no gasta energía. Se gasta energía cuando pasamos de página y el ereader “dibuja” la siguiente página. El ereader puede seguir mostrando esa misma página durante varias semanas sin gastar batería. Esta es una de las ventajas del ereader: la batería dura varias semanas. Se gastará en función de cuántas páginas leamos.

La otra ventaja es que la “pantalla” de tinta electrónica es una superficie que, ni emite luz ni produce los reflejos que vemos en cualquier otro sistema de pantalla. Al no emitir luz, nuestra vista no se cansa y es un sistema mucho mejor para leer durante largos ratos. Si estoy en una habitación a oscuras y enciendo el ereader no se verá nada, mientras que si enciendo mi móvil o el tablet su pantalla es una pequeña linterna que ilumina la habitación. La tinta electrónica dibuja el texto en el ereader, sin emitir luz.

De hecho, algunos ereaders como el Kobo o ciertos modelos de Amazon Kindle han añadido un sistema de LEDs para iluminar la superficie de tinta electrónica y que de esa manera se pueda leer en la oscuridad. Pero si el ereader tiene luz, ¿cuál es la ventaja con respecto a un tablet? Es una pregunta lógica. La gran diferencia es que la pantalla de un tablet emite luz y va directa hacia tus ojos. Los sistemas de iluminación que incorporan algunos lectores de ebooks envían algo de luz HACIA la superficie de tinta electrónica, lo justo para que veamos el texto del libro. Es el equivalente a encender una lámpara pequeña para dar luz cuando leemos un libro de papel en la cama.

Ereader: el dispositivo perfecto para leer al aire libre.

Para mi la mayor ventaja de la tinta electrónica es que son perfectos para leer en la calle. No tienen reflejos. Intenta leer algo en un smartphone o un tablet a plena luz del sol: no ves nada. Los lectores de ebooks son todo lo contrario: cuanta más luz hay, mejor se lee. Leer en la playa o en el parque es fantástico con uno de estos aparatos, no hay nada igual. Buenos sí: el papel.

Es como tener un libro de papel, sólo que en lugar de cargar con cientos de páginas la superficie de tinta electrónica dibuja cada página cuando la vamos a leer.

Más acceso a contenidos.

Al igual que con otros sistemas digitales, estos aparatos multiplican la capacidad de acceso a los contenidos que nos interesan. Cualquier texto del planeta entra en nuestro lector de ebooks. La unión de este dispositivo de lectura y el acceso a internet nos brinda el lujo de tener a nuestra alcance todos los libros y escritos que queramos. Se acabó cargar con varios libros de papel o documentos del trabajo: todo esto entra en un lector de ebooks.

Para el consumidor esto supone un paso adelante gigantesco. Para los distribuidores de contenidos, es un cambio y no siempre a su favor. El usuario tiene más acceso, y puede descargar miles y miles de obras con derechos de autor en menos de un minuto y sin necesidad de pagar. Sea cual sea nuestra postura al respecto, lo cierto es que la tecnología está aquí, tiene grandes ventajas y el mercado deberá adaptarse a la nueva realidad.

Las limitaciones de los ereaders

Hay que recalcar que un ereader es un dispositivo diseñado y fabricado para leer texto. Punto. Cualquier otra función será un añadido más o menos interesante, pero estamos hablando de un lector de libros electrónicos. Es cierto que algunos incorporan navegador, y ciertas apps, pero quien busque funcionalidades similares a las de un tablet se sentirá decepcionado. Conviene tener unas expectativas realistas a la hora de comprar un lector de ebooks, teniendo claro sus puntos fuertes y sus desventajas frente a otros gadgets.

Otro punto importante son las roturas. Con cierta frecuencia recibo comentarios y emails de personas quejándose de que su dispositivo se ha roto y la pantalla ya no funciona. Y es verdad, con matices. Me parece que debo recalcar esto: un ereader no es un tablet. Las pantallas de los tablets o los smartphones son muy resistentes. Al fin y al cabo están diseñadas para que lo llevemos en el bolsillo de los pantalones vaqueros de un lado para otro. La tinta electrónica es diferente, es bastante más delicada.

Si pones el tablet sobre la mesa y das un puñetazo en la pantalla, no pasa nada. Al menos al tablet, a ti igual te duele la mano. Haz lo mismo con un ereader y te habrás cargado la pantalla de tinta electrónica. No son aparatos que se rompan con facilidad, pero hay que tratarlos con cierto cuidado. Yo los compararía con unas gafas. Puedes tener unas gafas y te durarán varios años sin ningún problema, siempre y cuando las trates con cierto respeto. ¿Te sentarías encima de las gafas? Pues no te sientes encima del ereader. Siguiendo esa norma el lector de ebooks te durará bastantes años.